¿Cómo escoger el vino adecuado?


7 mayo 2016
Por
Ana Macía Cardosa

Son muchas las dudas que nos asaltan al momento de comprar una botella de vino. Aspectos como el año de la cosecha, la etiqueta, el corcho o el color son determinantes para concluir con éxito nuestra adquisición. He aquí algunos consejos que pueden serle de utilidad cuando se encuentre frente al lineal de bodega y no se decida por cuál escoger.

Al comprar, es mejor acudir a centros especializados, donde la calidad de un servicio personalizado velará por su satisfacción. En cuanto a precios, no siempre debemos dejarnos aconsejar por este factor, ya que un vino más caro no es indicativo indiscutible de mayor calidad.

La pregunta que a muchos nos aturde es: ¿cuál es el mejor momento para adquirir cada tipo de vino? En términos generales, los vinos jóvenes sin crianza, procedentes de cosechas del mismo año o del año anterior, deben consumirse en tiempo breve.

Los blancos y rosados, más ligeros, despliegan mejor sus aromas y sabores durante el año siguiente a su cosecha, principalmente hasta el verano o principios de otoño.

Los vinos generosos —a pesar de ser de larga crianza— evolucionan muy rápido, por lo que deben beberse en los primeros 6 meses desde su salida de la bodega.

Los tintos jóvenes y algunos blancos macerados o con más cuerpo pueden consumirse sin miedo hasta los 2 años posteriores a su cosecha, siempre que se hayan mantenido en condiciones idóneas.

Los vinos con solera, como son crianzas, reservas y grandes reservas, maduran sus matices con el paso de los años, y mejoran su degustación desde los 8 o 9 años, en el caso de los primeros, hasta los 30 o más en el caso de los últimos. Con estos, la espera merecerá la pena.

Para los espumosos, que acompañarán nuestras veladas en fechas de celebración, su consumo debe ser inmediato, teniendo en cuenta la fecha de degüelle –momento en el que se eliminan los posos de la fermentación dentro de la botella–, tras la cual el vino se pone a la venta y está listo para beber, mejor antes que después.

No cometa el error de reservar las botellas largo tiempo para momentos especiales. Para asegurarnos de obtener botellas de la última cosecha, conviene esperar a los últimos días para comprar, ya que es costumbre en los establecimientos poner primero en venta añadas anteriores.

Lo principal a la hora de comprar un caldo u otro son los gustos personales. Más allá de prestigio, marcas y precios, debe escoger siempre vinos que sean de su agrado y combinen bien con lo que desee inspirar.

Horno DGC 6800 AM: ¿estás preparado?

La cocina perfecta sin duda debe tener un horno de fácil manejo, con resultados...

Buenos Aires: añorará regresar

En Latinoamérica, pocas ciudades tienen el tono cultural y arquitectónico de Buenos Aires o...

Disaronno: un amaretto… de cachemir

El característico diseño de Etro y estos hermosos colores envuelven la inconfundible botella de...

Roberto Pretelt: «Como carne con un buen ron»

Yo nací en Colón, de padres colombianos, y me crie en Panamá. Soy ingeniero...

La guerra sigue en Vietnam… y es por el pho

«Los americanos tuvieron muchas oportunidades de terminar la guerra y no aprovecharon ni una;...

Vamos a amarnos despacio en Roadster’s Diner

En Roadster’s Diner no valen los apuros, mucho menos la precocidad. Para disfrutar de...