¿Nos vamos de tapas?


8 mayo 2016
Por
Ana Macía Cardosa

Quizás no exista un representante de la variedad y riqueza gastronómica y cultural española como la tapa. Definida por la Real Academia como “pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida”, recibe distintos nombres, según el punto geográfico del país: tapa, pintxo, aperitivo, montadito, entre otros, y ha pasado de ser una acompañante relegada al segundo plano a exigir su protagonismo y dejarse asistir por determinados líquidos.

Más allá de nombres y recetas tradicionales, la tapa y el arte que la rodea suponen una ruptura con el protocolo, un adiós a las normas preestablecidas, pues tapeando todo vale, no hay reglas ni límites impuestos, salvaguardando siempre el deleite y buen gusto.

Todo comienza con una copa de vino o —más popular en los últimos tiempos— una cerveza o caña bien fría, a la que sigue la elección de una tapa entre una larga lista, escrita en carta o con tiza en un pizarrín, en caso de ser tapas de pago, o la espera y anhelo de la tapa entregada por el establecimiento, en el caso de las que se ofrecen gratuitas en muchos rincones del país.

Aunque la lista siempre la encabezan los productos ibéricos por excelencia, como aceitunas, jamón, queso y chacinas, actualmente la lista es innumerable, colorida, rica en sabores y nombres: calientes y frías, dulces y saladas, limitadas únicamente por la imaginación del cocinero.

Una vez iniciado este ritual, solo puede continuarse degustando una y otra, en el mismo bar o recorriendo varios de ellos, hasta acabar saciado de cuerpo y espíritu, pues algunas creaciones suponen verdaderas obras de arte en cuanto a su elaboración, presentación o variedad de ingredientes.

No es de extrañar que a tan humilde plato le hayan surgido admiradores en todo el mundo y embajadores patrios que ensalzan las raíces gastronómicas y culturales que representa la tapa. En este ámbito, destacan la plataforma Saborea España, presidida por el chef Pedro Subijana, que organiza anualmente el Día de la Tapa en una treintena de ciudades españolas; o Ferrán Adriá, quien defiende rotundamente esta “gastronomía en miniatura” en conferencias por todo el globo, apostando por lo que denomina “la franquicia española por excelencia”.

Horno DGC 6800 AM: ¿estás preparado?

La cocina perfecta sin duda debe tener un horno de fácil manejo, con resultados...

Buenos Aires: añorará regresar

En Latinoamérica, pocas ciudades tienen el tono cultural y arquitectónico de Buenos Aires o...

Disaronno: un amaretto… de cachemir

El característico diseño de Etro y estos hermosos colores envuelven la inconfundible botella de...

Roberto Pretelt: «Como carne con un buen ron»

Yo nací en Colón, de padres colombianos, y me crie en Panamá. Soy ingeniero...

La guerra sigue en Vietnam… y es por el pho

«Los americanos tuvieron muchas oportunidades de terminar la guerra y no aprovecharon ni una;...

Vamos a amarnos despacio en Roadster’s Diner

En Roadster’s Diner no valen los apuros, mucho menos la precocidad. Para disfrutar de...