Los maestros roneros y su cofradía del ron


29 agosto 2016
Por
Harrys Rondón @harrys74

Se necesitan unos 15 años de formación para convertirse en un auténtico gurú del ron. La mayoría de los maestros y aspirantes ostentan títulos académicos ligados a la ingeniería química

En la religión como en el mundo del ron, la comprensión de conocimientos y enseñanzas  se dan a través de la transmisión oral y directa por la interacción entre un maestro calificado y un estudiante. Este arte de aprendizaje se trasladó al arte de los licores y surgieron los maestros roneros.

Platón fue el mejor explicando la importancia de la transmisión oral por encima de los textos. Decía el filósofo que el texto escrito es un discurso fijo que no puede ser interpelado, al contrario de lo que ocurre en una conversación entre 2 personas. «El conocimiento por transmisión oral se escribe en el alma de quien aprende, implica connotaciones anímicas y potencia sentimientos».

El oficio de maestro ronero es sinónimo de apasionados de este elixir. Se dedican con esmero a buscar las mejores fórmulas y mezclas para producir ron y lo hacen combinando sabiamente arte e inventiva con los ingredientes tradicionales.

Havana Club se ha convertido en una de las marcas de ron más reconocidas en el mundo. Foto: cortesía Flickr.

Havana Club se ha convertido en una de las marcas de ron más reconocidas en el mundo. Foto: cortesía Flickr.

El oficio se ha tecnificado progresivamente, y se han desarrollado las más avanzadas investigaciones hasta llegar a las universidades. Algunas ofrecen diplomados especializados en el área.

Los maestros roneros son profesionales de una alta y exigente formación académica. Son responsables de la calidad de toda la cadena de producción y de sus fórmulas, mezclas y desarrollos. Se desenvuelven en una industria altamente tecnificada, pero que conservan la pasión y la mística que por siempre rodeará el oficio, para muchos un arte, el de hacer ron.

De Sommeliers a Rummeliers

Tal como le conocemos hoy se remonta al medioevo. En esa época los funcionarios reales encargados de custodiar los cargamentos de valor en Francia eran conocidos como sommerier. Entre estos cargamentos destacaban los de vinos, en barriles o botellas, los que frecuentemente eran utilizados en banquetes y firmas de tratados. En el uso y adaptación moderna del idioma francés la fonética del vocablo incorporó la L en sustitución de la R y el término quedó como le conocemos actualmente, manteniendo su origen latino derivado de la palabra.

Un sommeliers es un experto en vinos. La palabra rummeliers es una variante de los sommeliers para destacar su amplio conocimiento en el ron.

Los hacedores de ron

Dicen en Cuba que los maestros roneros son los espíritus protectores del ron. La famosa marca Havana Club detalla en su sitio web las tareas de un maestro ronero: responsables de cada paso de la elaboración del ron. Comienzan desde la selección de la caña de azúcar hasta el embotellado. Supervisan la mezcla y el envejecimiento del ron con extraordinaria pasión, paciencia y precisión, respetando siempre al máximo la tradición ronera.

Como dijimos antes, la oralidad es imprescindible en la formación de un experto en ron. Se necesitan unos 15 años de formación para convertirse en un auténtico gurú. La mayoría de los maestros y aspirantes ostentan títulos académicos ligados a la ingeniería química. Durante este tiempo, los maestros más experimentados van transmitiendo conocimientos a sus sucesores.

Venezuela y Cuba son países que representan a las marcas de ron más premiadas y reconocidas en el mundo. La alta manufactura se debe a la sabiduría y mística de sus hacedores. En Venezuela existen 10 maestros roneros. En Cuba 8. Eso denota que no cualquiera llega a ese título.

De Venezuela alcanzan ese honor Andrés Contreras, de ron Ocumare; Tito Cordero, de ron Diplomático; Luis Figueroa, de Cacique y Pampero; William Chirinos, de Cañaveral; y Nelson Ortega, de Santa Teresa, entre otros.

Cocteles del ron

Este cóctel llamado Cuba Libre tiene más de 100 años. Se inventó alrededor de 1900 en La Habana, Cuba, durante la época de las colonias y las guerras hispano-americanas. Este popular cóctel es el orgullo del pueblo cubano y uno de los más populares con ron, lima y cola.

Maestros roneros

Don José Navarro es el primer maestro ronero de Cuba, de la marca Havana Club. A él le siguen Juan Carlos González Delgado, de Ron Santa Cruz; Manuel Calderón Echevarría y Asbel Morales Lorenzo, de la ronera Havana Club de San José; Julio Enrique Ayan Rial y Tranquilino Palencia Estruch, de la Ronera Santiago de Cuba; y César Augusto Martí Marcelo, de la ronera Central.

Don José Romero afirma en el portal Cubaweb que los maestros roneros son una suerte de cofradía. Son una especie de grupo selecto que necesita casi que toda la vida para sumergirse en el fascinante mundo del destilado de ron. «Se comienza muy joven y deben pasar años de entrenamiento, no solo en la producción si no en la cata y la mezcla», agrega el primer maestro de Cuba.

Asbel Romero explica en entrevista concedida al diario El Tiempo de Bogotá, que en la tradición cubana hay 2 categorías de ron: el agrícola, que viene del jugo de la caña de azúcar; y el industrial, de la melaza de caña. A principios del siglo XIX, Cuba crea el ron ligero, más fino, agradable. Y empezó la tradición. Ahora hay muchas marcas.

Existen unas 8 fábricas grandes, unas 10 medianas y entre 20 o 30 pequeñas destilerías. De unas 40 marcas, 10 principales se exportan. Hay una ley para regular su producción: solo se hace con caña cultivada en Cuba y hay tiempos mínimos de añejamiento en barriles de roble. Agrega Romero que solo se puede llegar a ser maestro ronero en Cuba, si naciste en la isla.

Rompiendo barreras

Carmen López de Bastidas, venezolana, y Salomé Alemán Carriazo, cubana, rompieron las barreras y se colaron en un mundo liderado por hombres. Ellas ostentan el honor de ser las 2 primeras maestras roneras. López de Bastidas, de Ron Carúpano venezolano, y Alemán Carriazo, de Ron Santa Cruz de Cuba.

La academia llega al ron

Un trabajo publicado en el diario El Universal (de Venezuela) destaca el esfuerzo liderado por La Casa Cacique y la Universidad Simón Bolívar, ubicada en Caracas, para  formar la primera cohorte de 16 rummeliers (expertos del ron) venezolanos. Egresan especializados en el destilado de caña, que en Venezuela es de los mejores del mundo.

Un artífice de esta experiencia entre La Casa Cacique y la USB es el maestro ronero Luis Figueroa.

Grandes rones cubanos y venezolanos

De Venezuela destacan: Diplomático, Roble Viejo, Pampero, Cacique, Carúpano, Ocumare, Veroes, El Muco, Cañaveral, Estelar De Luxe, Canaima, Tepuy, Bodega 1800 y Dinastía. De Cuba: Havana Club, Arecha, Legendario, Edmundo Dantes y Caney.

En entrevista concedida a la periodista Rosanna Di Turi, Luis Figueroa —con 25 años de experiencia y amo y señor de la Casa Cacique y Pampero— explica que ambos nacen de la misma melaza y tienen la misma destilación, pero toman caminos distintos gracias al envejecimiento y la mezcla.

«En el Pampero se aprovechan barricas usadas previamente en whisky bourbon, con potente aroma a vainilla, que se dosifica con 5 usos distintos. Eso genera una nota de madera que es fundamental en estos rones. En el caso de Aniversario está también las barricas que añejan un cherry creado especialmente con ese fin. Eso se hace desde la época de Alejandro Hernández, su creador.  En Cacique se usan barricas que también se usaron en whisky escocés, por eso surgen más aromas frutales», detalla.

La atención en restaurantes va por delante de la comida

Salir a comer supone dedicar tiempo para socializar alrededor de una buena comida y bebida....

Andrés Madrigal, el niño de Vallecas | «No voy a morir cocinando»

De Andrés Madrigal, García Márquez dijo que no sabía si le gustaban más sus palabras o...

Los maestros roneros y su cofradía del ron

En la religión como en el mundo del ron, la comprensión de conocimientos y...