Viajar y comer: capitalizando el turismo gastronómico


26 agosto 2016
Por
Harrys Rondón @harrys74

Economías que lucían estancadas en los últimos años han renacido al fragor de la dinamización de la industria gastronómica mundial. La nueva motivación del turista está íntimamente ligada al descubrimiento de novedosas experiencias culinarias

Durante los últimos años surgió el turismo gastronómico. Dista mucho de los nichos tradicionales. Va más allá de ir a una playa o montaña o visitar joyas arquitectónicas convertidas en iconos de las ciudades.

La nueva motivación de los turistas está ligada íntimamente a la comida. Buscan seguirles la pista a restaurantes y ferias gastronómicas en distintas localidades de todos los continentes.

De 65 millones de turistas que visitan España cada año, cerca de siete millones van a disfrutar su gastronomía.

Simao Oliveira, profesor y experto en turismo del Instituto Politécnico de Leiria, Portugal, explica que el turista comenzó a buscar restaurantes y lugares públicos donde se puede comer bien con el mismo entusiasmo con el que se procuraban antiguamente las iglesias románicas. Este comportamiento dio origen a lo que actualmente se denomina turismo gastronómico.

Fields. K, autor del libro Factores y motivaciones del turista gastronómico, afirma que hay 4 tipos de motivaciones gastronómicas asociadas al turismo. Estas son de tipo físico, cultural, interpersonal y de estatus y prestigio.

El Mercado de San Miguel, en Madrid (España) ofrece una amplia gama de gastronomía. Foto: cortesía Flickr.

El Mercado de San Miguel, en Madrid (España) ofrece una amplia gama de gastronomía. Foto: cortesía Flickr.

Según Fields, las motivaciones físicas se encuentran asociadas al hecho de que el acto de comer es algo natural para el ser humano y a que la comida despierta los sentidos y provoca variadas sensaciones.

Respecto a las motivaciones culturales, no es solamente el acto de probar los platos que atrae a los visitantes. Resalta el hecho de poder conocer ritos y hábitos asociados a la gastronomía de un pueblo y la posibilidad de visitar museos y atracciones con esta temática. Estos visitantes no se contentan simplemente con ir a un restaurante y degustar la comida. Quieren conocer los ingredientes, las formas de sazonar y la historia subyacente.

Las motivaciones interpersonales están ligadas a la importancia del acto de alimentarse. Casi todos asocian una buena relación con amigos a un momento de placer donde disfruta con otros y sociabiliza. De esta forma muchos visitantes consiguen, sin duda, disfrutar del acto de alimentarse en restaurantes, ferias gastronómicas y otras situaciones similares.

En México, la industria gastronómica genera alrededor de 183 mil millones de pesos. El sector culinario les aportó 1.7 millones de empleos directos y 3.7 millones indirectos.

Fields muestra en su tipología que el acto de comer fuera de casa tiene una función social realmente importante. Permite estrechar relaciones entre los que viajan en grupo y puede crear nuevas relaciones e interacciones con otras personas.

Las motivaciones de estatus y prestigio están relacionadas con el interés del turista hacia restaurantes que son recomendados. Destaca la Guía Verde Michelín o la Guía American Express o la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo. Según Fields el turismo gastronómico se transformó en una parte importante del estilo de vida de la nueva clase media.

Para muchos, poder contar a otros que se comió en un local de prestigio o poco conocido mencionando detalladamente todos los pormenores, e inclusive los precios, es la posibilidad de obtener un estatus más elevado y ser reconocido entre los pares.

La gastronomía peruana ocupa un lugar de honor entre las preferencias mundiales. Foto: cortesía Flickr.

La gastronomía peruana ocupa un lugar de honor entre las preferencias mundiales. Foto: cortesía Flickr.

Oliveira agrega que varios países han capitalizado el boom del turismo culinario. «Hoy economías que lucían estancadas en los últimos años han florecido en gran parte por la dinamización de la industria gastronómica mundial».

España sale de la crisis por la boca

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de España, Isabel García Tejerina, destaca la importancia de la Dieta Mediterránea que atrae a la mesa a comensales de todo el mundo.

García Tejerina apunta que de los 65 millones de turistas que visitan España cada año, «cerca de 7 millones vienen a disfrutar de nuestra gastronomía».

Los 7 millones de turistas gastronómicos tienen un gasto medio por persona de 1.170 euros, según datos de Turespaña. Esto representa un total de 8.190 millones al año.

A este respecto, la ministra resalta que el sector culinario es una marca fundamental para el país. «Es un motor de arrastre para el turismo y la economía».

El estallido de la cocina peruana

El boom de la cocina ha impactado positivamente en la economía de los incas. El presidente del Comité Económico de la Sociedad Peruana de Gastronomía, Irzio Pinasco, proyecta para el 2016 la generación de 320 mil empleos. De esta cifra 240 mil puestos de trabajo serían activados en Lima.

Pinasco destaca que la creación de nuevos empleos directos e indirectos ha venido creciendo exponencialmente en los últimos años. Se inserta en el desarrollo que está cobrando este sector como uno de los más dinámicos en el país.

«Salir a comer es una de las principales actividades que los peruanos realizan en su tiempo libre», según Pinasco. Asegura —a la agencia Andina de Noticias— que hay un reconocimiento de la población y de los turistas por la calidad de la comida peruana.

Vitrina de la gastronomía peruana

Astrid y Gastón y Estación Central son los restaurantes más famosos del Perú. Se han convertido en referencia obligada para el turista gastronómico ávido de nuevas y exóticas experiencias culinarias. La II Feria Gastronómica Internacional Mistura ha dado una nueva dimensión al sector culinario peruano. Se realizará del 24 al 27 de septiembre de 2016 en Lima. Este año se espera la asistencia de 200 mil personas, incluyendo 5.000 visitantes de otros países.

Este año la II Feria Gastronómica Internacional Mistura, en Lima, espera la asistencia de 200 mil personas, incluyendo 5.000 visitantes de otros países.

Pinasco precisa que la feria se desarrollará sobre una superficie de 100 mil metros cuadrados. Tendrá iniciativas como El Gran Mercado, donde 500 productores y artesanos podrán exhibir sus productos.  Todos de alta calidad serán dados a conocer al mundo.

Enchilando la economía

La Secretaría de Turismo de México publicó en su más reciente informe que la industria gastronómica genera alrededor de 183 mil millones de pesos.

Salvador Sánchez Estrada, subsecretario de Calidad y Regulación de la dependencia, señala que esto contribuye con el 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

El sector culinario aportó a la nación azteca 1.7 millones de empleos directos y 3.7 millones de indirectos. Sánchez Estrada explica que la promoción de la gastronomía mexicana se hace bajo la marca nacional Ven a comer. Esta facilita la cadena de producción, comercialización y distribución. También mejora el acceso al financiamiento y la difusión nacional e internacional de la oferta.

La mesa está servida y cada vez más países buscan la manera de atraer a foodies y turistas culinarios. Sacan rédito de sus motivaciones de tipo físico, cultural, interpersonal o de estatus o prestigio.

Horno DGC 6800 AM: ¿estás preparado?

La cocina perfecta sin duda debe tener un horno de fácil manejo, con resultados...

Buenos Aires: añorará regresar

En Latinoamérica, pocas ciudades tienen el tono cultural y arquitectónico de Buenos Aires o...

Roberto Pretelt: «Como carne con un buen ron»

Yo nací en Colón, de padres colombianos, y me crie en Panamá. Soy ingeniero...